miércoles, 18 de febrero de 2009

Mi otro yo

María descansaba plácidamente con su cabellera negra apoyada en la mullida almohada de plumas que un tiempo atrás le habían regalado en su fiesta de bodas. La frescura de la habitación en pleno verano invitaba a sumergirse entre las sábanas de algodón y María, muy relajada, giró la cabeza hacia el costado. Abrió los ojos muy despacio y en la penumbra de la siesta vio su rostro, radiante, sonriéndole frente a frente. María entreabrió los labios agradecida y le devolvió la sonrisa, mientras su otro yo no le quitaba los ojos de encima. Pasaron unos minutos y María cerró los ojos otra vez, pero cuando los abrió su otro yo había desaparecido del dormitorio. La muchacha lanzó un suspiro, y sin entender demasiado lo sucedido, continuó con la siesta. Su otro yo la esperaba por ahí, en algún lugar de la casa.

3 comentarios:

Eleanor Rigby dijo...

Nuestro otro yo nos espera siempre donde menos imaginamos, al despertar, frente al espejo del baño, en la cocina esperando el desayuno,...en fin...pocas veces nos damos cuenta de que existe.

Patricia Raimundo dijo...

n breve será lanzado el nuevo sitio web oficial de Turismo Entre Ríos www.unatierradiferente.com
Te invito a participar en el mismo, en la sección Secretos, que será un espacio para que los residentes entrerrianos, escriban en estilo literario, en referencia a MITOS, LEYENDAS, Costumbres, TRADICIONES, HISTORIAS DE LOCALIDADES Y / O PERSONAJES DE NUESTRA PROVINCIA, etc. se puede incluir fotos, gráficos, dibujos.
Enviar a patriciaraimundo@live.com.ar
Con tus datos de contacto, incluido e-mail para ser publicado en el sitio.
Muchas gracias

Shanty dijo...

Un gusto volver a leerte.

Besos.